Grupo
Santa Teresa

 

El 11 de diciembre de 2016 el Grupo Sta. Teresa estuvo en el Cottolengo del Padre Alegre, en Algete (Madrid).

El Cottolengo, que visitamos como voluntarias, está formado por varias monjas, algunos voluntarios, muchas enfermas y mucho, mucho amor… Viven de la Divina Providencia, que nunca falla.

Yo sé que es difícil afrontar un paciente con una discapacidad intelectual grave. Sé que descoloca intentar comunicarte con una persona totalmente capaz, encerrada en un cuerpo imposibilitado. Sé que cuesta dar los primeros pasos para lograr dar de comer a una mujer que no quiere abrir la boca… Pero a eso fuimos, así que ¡hala! ¡Fuera miedos y arriba la alegría!

Y lo hicimos. Y recuerdo lo que nos dijo la Madre superiora: que Jesús está en cada una de esas personas y que es a ÉL a quien atendimos… En el Cottolengo miras a tu alrededor y percibes la paz y la tranquilidad, la alegría de esas monjas y esos voluntarios… y te abres y permites que Dios te envíe Su mensaje… Y percibes tu humildad en ese granito de arena que aportas, y percibes el Amor de Dios que te llega y te llena el corazón para que lo repartas entre aquellos que te rodean… Comprendimos muy bien la confianza absoluta de estas hermanas en la Providencia divina. Dios está allí de una forma evidente.

Y nuevamente, al hilo de las palabras de la Madre superiora, valoramos nuestra suerte por estar vivas, por tener unos hijos sanos que crecen cada día, porque hoy he desayunado, comido y cenado,  porque tengo una casa calentita y porque tengo unos ojos que me muestran el mundo, unos oídos con los que lo escucho, y unas manos que me sirvieron para ayudar allí, en el Cottolengo del Padre Alegre en Algete.

Gracias Dios por las lecciones que recibimos.

Una Teresa

 

Ese día, 27 de noviembre del año pasado, tocaba reunión del grupo. Desde que me desperté tenía una frase en la cabeza: Hoy toca reunión de “Teresas”,  ¡HOY TOCA REUNIÓN DE “TERESAS”!, repetía bailoteando…

            Teníamos reunión especial… No, no es en San Juan de la Cruz, como siempre, sino que íbamos a participar en la misa de rito Hispano-Mozárabe de la parroquia de San Lucas. Aparcamos en el Seminario y esperamos a que llegasen todas… Llegar a San Lucas es un poco complicado a pesar de haber enviado la ubicación en Google Maps (bendito Whatsapp). Y llovía…

Salimos para San Lucas y fuimos callejeando… ya se quedó Jesús Manuel esperando a las rezagadas. Sabía ir… creía que sabía ir… ¡uf! pero, por si acaso, puse el GPS y me aseguré…J. Pasamos por callejones tan estrechos que había que cerrar el paraguas. Por el camino nos pusimos al día de anécdotas y vivencias.

Llegamos a San Lucas y allí estaba esperando D. José Antonio Martínez, al que ya conocíamos de su visita al grupo para explicarnos el funcionamiento de la Vicaría Judicial. ¡Qué bonita estaba la Iglesia de San Lucas! D. José Antonio nos hizo sentar y comenzó a hablarnos de lo que es el Rito Hispano-Mozárabe. Nos explicó el significado de la arquitectura que nos rodea, y qué diferencias hay entre ese rito y el Romano. Nos sumergimos en el contexto de la época, y creo que a todas se nos abrió la boca de par en par al entender el significado de lo que otras veces, algunas, habíamos visto y oído en numerosas ocasiones. ¡Qué diferentes son las cosas cuando entiendes el mensaje!

Después de la Misa fuimos a comer (ya sabemos que las Teresas no morimos de hambre) en el Seminario. Intentamos ser acogedoras con las nuevas incorporaciones; no es fácil aterrizar en un grupo ya formado por tanta mujer, sobre todo cuando vienes de una relación rota de la que sales hipersensible… La comida se hace amena… Aprovechamos a organizar el mundo un poquito, y organizamos también la salud de los presentes… En la sobremesa tomamos café y después tuvimos una pequeña reunión, dando la bienvenida, de manera más formal, a las recién incorporadas.

Después habíamos quedado con D. Pablo Delclaux, que nos hizo una visita guiada por la Catedral. Iniciamos ésta en la Plaza del Ayuntamiento y me parece que terminamos, otra vez, con la boca abierta… Una vez dentro D. Pablo nos fue explicando cuál es el mensaje del gótico y de todos los elementos que vemos en la Catedral.

            Me sentí como si hubiera tenido puestos unos tapones en mis oídos y de repente me los hubieran quitado. ¡Uy Dios! ¡Ahora sí me llega Tu Mensaje! Dar un sentido espiritual y cristiano a lo que hasta ahora sólo había sido arquitectura, escultura y cuestión de proporción me ha abierto los ojos…J ¡Me sentí pletórica!, y emocionada, y conmovida… y algo muy pequeño pero muy querido dentro de la Creación.

            Qué buen día con el Grupo. Qué experiencias vitales con mis hermanas postizas… qué gente más maravillosa nos acoge en la Iglesia… ¡y qué ricos los pestiños de Pepita!  ¡¡¡GRACIAS!!!

Una Teresa

La Iglesia está llamada a vivir su misión en la caridad que no señala con el dedo para juzgar a los demás, sino que –fiel a su naturaleza como madre – se siente en el deber de ser «hospital de campo», con las puertas abiertas para acoger a quien llama pidiendo ayuda y apoyo; aún más, de salir del propio recinto hacia los demás con amor verdadero, para caminar con la humanidad herida, para incluirla y conducirla a la fuente de salvación". (Papa Francisco: Homilía del 4 de octubre de 2014)

Siguiendo este deseo del Papa, la Archidiócesis de Toledo ha comenzado el Grupo "Santa Teresa" de pastoral con mujeres separadas. Este grupo se reúne mensualmente en Toledo y en Talavera de la Reina.

Para más información se puede escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.